Algo está cambiando…

algoestacambiando

Todo cambia… ¿Te acuerdas cuando de pequeño/a soñabas con ser astronauta, pintor/a de renombre o el fichaje estrella de un gran equipo de fútbol? Teníamos la certeza de crecer sabiendo que seríamos los mejores y, sin embargo, a medida que fuimos creciendo nos dimos cuenta de que la cruda realidad nos iba arrebatando esos sueños de color de rosa que casi habíamos vivido en nuestras mentes.

Poco a poco ibas aceptando que ser entre ser físico y astronauta había un gran trecho, que estudiarías bellas artes pero que lo de ser una gran pintor quedaría lejos, que el fútbol posiblemente sería tu gran carrera frustrada… ¡Ay! La realidad es lo que tiene que nos da pocas oportunidades de brillar como queríamos de niños.

Desde que llegó la crisis he visto muchos más sueños desvanecidos, caras muy desanimadas, mucha gente pasándolo realmente mal… Muchos jóvenes talentos abandonando nuestro país en busca de un futuro mejor, al menos un futuro. Y eso da mucha pena, pero miremos también el lado positivo de este momento. Lo bueno de las crisis es dejan al descubierto las debilidades de una casa mal construida, y es entonces cuando la gente empieza a replantearse qué quiere ser, cómo quiere construir de nuevo su sueño y empieza a moverse, a cambiar su futuro.

En un mundo anoréxico de oportunidades, y aquí es donde me lleno de orgullo, los jóvenes estamos creando las nuestras propias. Estamos empezando a construir con esperanza e ilusión futuro, con ideas brillantes y pasos cortos pero firmes. Estamos creando nuevas empresas que nacen del “quiero ser mejor” y sólo por eso, ya están destinadas a serlo.

En Bualá nacimos con esta premisa y a lo largo de estos años hemos tenido la oportunidad de conocer a muchos jóvenes que como nosotras han dado un paso al frente para desmarcarse del pelotazo, de lo que todos ya sabemos que no funciona, para crear con conocimiento, servir con conciencia y crecer siendo mejores.
Un ¡hurra! por nosotros, porque algo está cambiando… Estamos retomando nuestros sueños.

Deja un comentario

Your email address will not be published.


*