Reunionitis Aguda

Reunionitis Aguda

08-02-2018

Llevo un día de locos, toda la mañana perdida en dos reuniones en las que se ha dicho lo de siempre y no se ha aclarado nada y ahora tengo acumuladas llamadas y mails que hay que poner al día, otra vez salgo a las tantas… ¿Te suena? Diariamente vivimos situaciones en el trabajo que nos complican no sólo la jornada laboral, sino también el poder conciliar con nuestra vida personal.

Las empresas dedican cada vez más tiempo a las reuniones. Largas reuniones, programadas o imprevistas que nos roban tiempo y, si no son efectivas, también son una pérdida de dinero para las empresas.

Debemos seguir una serie de pautas básicas para que una reunión sea efectiva y los asistentes salgan motivados para poner en marcha todo lo hablado en ella.

Si convocas una reunión, prepárala. Al hacer la invitación a los asistentes, déjales claros los puntos del día y la parte que cada uno tiene que preparar. Así no pillará a nadie por sorpresa y cada uno podrá poner en común la parte que le corresponde sin perder tiempo. Cuando entramos en una reunión, si tenemos claro cuál es nuestro papel en ella, estaremos más predispuestos a dialogar y llegar a acuerdos que si no sabemos para qué se nos ha convocado.

Invita a las personas que realmente tienen algo que aportar en esa reunión. Hacer perder el tiempo a compañeros que no tienen nada que ver con el tema de la reunión es tan absurdo como caro.

Mantén un buen ambiente en las reuniones. No te digo que las reuniones tengan que ser una batalla de chistes, pero tampoco hace falta que parezcan un velatorio. Hay un término medio que permite que los asistentes se sientan cómodos y estén más proactivos.

Respeta los tiempos. Por muy importante que sea el tema de tu reunión, no puedes acaparar toda la jornada laboral de los asistentes. Fija un tiempo máximo y respétalo, así mientras dure podrás pedir toda la atención de los participantes que sabrán que pueden organizar su agenda para poder hacer el resto de obligaciones del día.

Analiza los resultados. Lleva un control de lo que cada uno asume para realizar tras la reunión y comprueba que se hace. Además de ser una muestra de respeto hacia el trabajo de tus compañeros, es la mejor forma de saber que la reunión ha sido productiva.

El diagnóstico lo tenemos claro: Reunionitis Aguda. El tratamiento también. Pon en práctica estos consejos y fija tu objetivo en conseguir reuniones más efectivas y productivas, los asistentes te lo agradecerán. No sé si conseguirás que estén deseando que los invites a una reunión… pero para eso siempre puedes invitarlos a un chocolate con churros! ;)

  • Comparte:

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continuas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha el enlace para más información. Más información X Cerrar