En ocasiones no me inspiro…

Creatividad

A lo largo de estos años de profesión he tenido muchos bloqueos creativos… Como cuando tuve que ponerme a escribir para el día de hoy esta entrada de blog… jeje… Hay veces en que simplemente las ideas no llegan cuando uno las busca, por eso hay que dedicar cierto tiempo a trabajar la imaginación, las curiosidad intelectual, la motivación, la sensibilidad, entre otras.

Algo que debemos conocer bien del proceso creativo es la inspiración. La inspiración, que significa “recibir el aliento”, es el brote de creatividad irracional e inconsciente que puede llegar a darse, y que podemos alimentar olvidando lo que conocemos, intentando no seguir a rajatabla las normas del proceso porque la inspiración puede hallarse en cualquier momento. En cualquier tarde aburrida en el sofá, en el trayecto a casa después de una larga jornada de trabajo, entre risas y cervezas con una amiga, en la ducha, leyendo un libro, viendo las noticias… Eso sí, cuando llega, hay que saber escucharla y no siempre lo hacemos.

A veces porque nos parece un disparate, otras porque nos coge haciendo otras cosas y pensamos “¡ok! Ya lo estudiaré en otro momento” ¡Error! La conexión de ideas se produce en ese momento y mañana tu mente puede desecharla porque no encuentra la asociación que ayer era tan clara. Una vez que llega la inspiración hay que dejar a nuestra mente trabajar, libre y plácidamente.

Siempre me pregunto por qué no nos enseñaron este proceso en la escuela. Todos somos creativos, siempre lo digo, y podemos generar ideas brillantes pero necesitamos ejercer la imaginación, la asociación de ideas y la intuición. Si te apetece probar, aquí te dejo algunos consejos basados en mi experiencia para que lleves a cabo un gran proceso creativo:

– Piensa como un niño. Imprescindible ver la vida con ojos curiosos.

– Intenta ser más feliz. Muchos estudios afirman que las personas que son felices tienen más posibilidades que generar grandes ideas.

– Conoce tus límites. Buscar ideas no es sencillo, así que no te decepciones si no llegan, mientras más decepcionado estés menos probabilidades tendrás de dar con ellas.

– Tómate más descansos. Descansa y cambia de tarea cuando estés embotado.

– Antes de un brainstorming, permítete buscar ideas a solas.

– Y por último y más importante, nunca tengas miedo a pensar.

La creatividad es un proceso maravilloso del que todos podemos obtener grandes resultados en nuestra vida profesional y personal. ¡Practícala!

Deja un comentario

Your email address will not be published.


*