Mantén la productividad también en verano

Blog-verano

Llegó el veranito… tiempo de helados, mojitos y caipiriñas, espetos y tinto de verano. Tiempo de días cortos y noches largas, de cenas con amigos, siestas y lecturas que quedaron aparcadas.

Ya llegó el calor… Y algunos seguimos dando el callo en la oficina. Temperaturas de 40º a la sombra y con ellas la bajada de tensión, las energías agotadas, las noches de insomnio… Está claro que en verano baja nuestra productividad por muchas razones, además por lo general, en esta época también baja el ritmo de trabajo ya que hay mucha gente que está de vacaciones o que aprovechan para echar el cierre por unos días de descanso. También se nota la estampida vacacional en el camino al trabajo… carreteras vacías en las que vas todo el trayecto preguntándote si eres la única persona de la ciudad que aún no se ha ido de vacaciones… pero miremos lo positivo… al menos así llegas puntual a la oficina.

Es complicado mantener la motivación en el trabajo y no pensar en lo bien que estaríamos en la playa o en la montaña. Para mantener nuestra productividad en esta época estival hay algunos trucos que nos pueden venir de perlas.
1.Planificación. Haz listas de tus tareas diarias o semanales y ve tachando a medida que las realices. Además de un buen sistema de recuerdo supone una buena forma de motivación y satisfacción por cumplir tus tareas.
2.Aprovecha para hacer cosas que durante el resto del año te es imposible por el ritmo de trabajo, hazle la revisión al coche, pinta tu casa, duerme siesta, etc.
3.Redecora la oficina. Dale un aire nuevo antes de irte de vacaciones, ya verás como a la vuelta con las pilas cargadas lo coges todo con más ganas.
4.Haz descansos durante las horas de trabajo. Refresca tus ideas, date unos minutos para tomar aire y continuar tu jornada.
5.Concédete un premio. Tus compañeros y amigos están de vacaciones y tú has tenido un día productivo en el trabajo, ¡pues prémiate! Vete de compras, comete un helado o vete de cervecitas con tus amigos.

Verás que así el tiempo que queda para nuestros días de descanso se hace más llevadero y fructífero. Antes de darnos cuenta estaremos inflando la colchoneta… ¡Feliz Verano!

Deja un comentario

Your email address will not be published.


*