No más miedos

nomasmiedos

Muchos de nosotros pensamos que sabemos lo que significa “asumir la responsabilidad” y sin embargo la mayoría de las veces nos equivocamos y no llegamos a comprender la profundidad de su significado.

Va más allá de tener una hipoteca, poner la lavadora, pagar las facturas, hacer bien tu trabajo o ser independientes. Asumir la responsabilidad nos suele sonar a marrón, a marrón gordo, y eso es porque por lo general solemos confundir responsabilidad con culpa.

Siempre me he considerado una persona responsable, valiente e independiente pero, ¡cuidado! a veces el miedo al fracaso, al error y al sentimiento de culpa que nos genera errar puede hacerse más fuerte que uno mismo y dejarte inmóvil, colapsado y bloqueado mientras una vida que no eliges pasa por delante tuya. El miedo te quita lo que eres en esencia: tú y tus decisiones.

Tener miedo te hace incapaz para decidir… Esa vocecilla interior que trata de enloquecernos, y a menudo lo hace, solo presagia ruina, abandono y pérdida. El miedo nos convierte en víctimas de un destino que no controlamos y puede hacernos tan pequeños que al final sintamos que hemos desaparecido.

¡Cuidado con el miedo! Dejemos de escondernos tras él, dejemos de culpar a los demás de nuestros errores y asumamos la responsabilidad de nuestra propia existencia, convencidos de que errar es humano. La responsabilidad es algo bueno y asumirla no es solo una manera de aprender y mejorar nuestra vida en general, nuestra autoestima, nuestras relaciones, nuestro pensamiento crítico, sino que además nos dará el lugar que elijamos en el mundo.

Por extraño que parezca, a estas alturas de mi vida he recordado algo importante y maravilloso, que solo yo soy yo, que nadie más que yo puede vivir mi vida y que asumir la responsabilidad de vivirla solo me traerá un sin fin de experiencias positivas.

Este post va de dedicado a todos mis amigos y familiares, y en especial a ti, Bea. Gracias por haberme enseñado una gran lección de vida. Eres increíble como profesional, como compañera y amiga. Gracias por tu determinación, por tu paciencia, por tus ánimos y tu comprensión. Gracias por hacerme despertar y abrir los ojos para analizar, admirar y disfrutar de lo que construimos juntas cada día.

Amigos… ¡No más miedos!

Un comentario sobre “No más miedos”

  1. susanita
     ·  Responder

    Gran y valiente reflexión Cris.

    A veces la vida nos da un guantazo de realidad en la cara que nos hace despertar y bajar un poco los pies al suelo para que nos demos cuenta de las cosas que realmente merecen la pena. Siendo realistas, y por más egoísta que suene, lo que importa es uno mismo. Todo lo demás es secundario.

    Es una gran suerte rodearse de personas bellas y buenas, como Bea en este caso. Todo se hace más fácil y lo demás fluye sin congestiones.

    Las dos sois increíbles personas y profesionales, y os guardo un gran cariño por el tiempo que fuimos compañeras.

    :)

Deja un comentario

Your email address will not be published.


*