Series, series y más series

series

Empezó el 2015 y con él, muchas ilusiones renovadas, nuevos proyectos, objetivos, planes y… ¡¡y nuevas series!! Dejaremos ese post sobre las proposiciones del nuevo año pendiente para cuando sea abril y aún no te hayas apuntado al gimnasio… jeje. Así que empezaremos hablando de un mundo que se ha transformado ante nuestros ojos en muy poco tiempo, de lo que la mayoría de nosotros hacemos cada noche para desconectar, ver una buena serie y quedarnos con ganas de más. ¡Es una realidad! Las series, durante los útlimos años, han adquirido un toque cinematográfico que las hace irresistibles… Atractivas, vendedoras y muy muy rentables. Al igual que las grandes propuestas de Hollywood han empezado a nutrirse del formato fragmentado, hay muchas razones por las que las series de televisión son cada vez más parecidas a las películas.

Podría decirse que esta fusión nació allá por los 90 cuando un director de cine, David Lynch, demostró que también se podía trabajar con la televisión creando una gran serie como Twin Peaks con interpretaciones brillantes y una excelente tensión cinematográfica. Una década después, llegó Lost que casi creó una religión a base de misterios y ciencia-ficción que nos mantuvo bien despiertos durante todas sus temporadas. Independientemente de su final, Lost fue un punto y aparte en el mundo de la televisión. Muchos nos convertimos en grandes “losties” que a cada capítulo corríamos a debatir historias y teorías con amigos y compañeros de trabajo, incluso leíamos sobre ello y un comentario de un “spoiler” desconsiderado era lo peor que podía pasarte. Gracias a su formato y a tener mucho tiempo por delante, Lost fue capaz de generar un interés y una implicación que es difícil de conseguir en una película de hora y media. Definitivamente el fenómeno fue inigualable, mejor o peor resuelto.

Las series empezaron a tener mayor importancia, mejores escenarios, tramas más cinematográficas, y sobre todo mayores presupuestos. De un tiempo a esta parte, incluso empieza a compartir con el cine a grandes actores, es el caso de Claire Danes (Homeland), Anna Paquin (True Blood), Matthew McConaughey y Woody Harrelson (True Detective). Lo mismo pasa al contrario, cada vez es más frecuente encontrar en el cine a actores generalmente televisivos.

Así es como, de pronto, las series empezaron a tener un espacio muy importante en nuestro tiempo de ocio, y el mundo del entretenimiento empezó a sufrir una gran revolución por diferentes motivaciones que nos encanta. Tanto, que a día de hoy incluso las plataformas televisivas de pago empiezan a venderse a través ellas y, como pasa en el mundo del cine, las series han empezado a comercializar figuras y merchandising de sus protagonistas obteniendo grandes ventas.

Pero vamos a los que vamos, ¡Series!

Tengo muchas recomendaciones pero, por si no las has visto y porque tengo nombrarlas, hay series indiscutibles que hay que ver sí o sí:

– Juego de Tronos: Gran guión, tremendos personajes y una historia de culturas y familias en el poder con una trama infinita ¡en un mundo medieval fantástico!
– Breaking Bad: ¡Tremenda! Realización y montaje espectaculares, un cruel debate sobre el bien y el mal con una gran evolución de los personajes que crean una tensión de quedarse sin uñas.

Por otro lado hay otras series que recomendaré, entre otras:

– Homeland: Grandes giros de guión, personajes donde ni los buenos son tan buenos ni los malos son tan malos y excelente actuación de su protagonista.
– Dexter: Serie sobre de cómo conseguir que el público se identifique con un sangriento antihéroe y lo acabe adorando.
– The Big Bang Theory: Serie al estilo “friends” de 20 minutos de comedia, ingenio, diversión, ciencia, “nerds” adultos y el increíble personaje de Sheldon Cooper.
– House of Cards: Trama alrededor de la obsesión por el poder, la venganza y los entresijos de la Casa Blanca, con un irónico Kevin Spacey manejando al personal entre frases perfectas y sus mil registros de sonrisa.
– American Horror Story: Un producto muy distinto con cambios de temática y de personajes en cada nueva temporada y grandes giros en la trama.
– Orange is the New Black: Guión fluido y divertido basado en una historia real, protagonizada únicamente por mujeres y la moda importa poco, con un montaje de historias redondas en los que flashbacks y trama principal van de la mano.
– The Knick: Serie médica de época especialmente original protagonizada por Clive Owen encarnando a un personaje lleno de debilidades y fortalezas.
– Tyrant: Serie política sobre el drama familiar de un dictador de Oriente Medio que en su primera temporada me ha conquistado.

Para el 2015 hay títulos que están creando gran expectación como TogethernessBetter call Saul (precuela de la historia del abogado de Breaking Bad), Last man on EarthAmerican Crime StoryWayward PinesWestworldBattle Creek y una de zombies, Izombie.

Éstas son mis recomendaciones, espero que entre ellas encontréis mucho entretenimiento.

Y vosotros, ¿qué series recomendáis?

Deja un comentario

Your email address will not be published.


*