¿Síndrome postvacacional?

Vueltarutina

Acaba agosto, vuelta al trabajo, vuelta al cole, vuelta a la rutina…

Madrugas, enciendes la radio o la TV y la noticia del día gira en torno al Síndrome postvacacional. Todos los septiembres lo mismo, parece que lo tienen preparado año tras año. Insomnio, falta de apetito, tristeza, cansancio, si ya sentimos que la vuelta de las vacaciones es difícil, el entorno no nos anima mucho más.

Pero, párate y piensa, ¿de verdad volver a la rutina es tan negativo? Creo que tendemos a idealizar el verano, y la realidad es que no siempre nuestras vacaciones son lo que esperamos. Nos presionamos para disfrutar al máximo de nuestro tiempo de descanso y al final volvemos más cansados de lo que nos fuimos… Dormimos menos, comemos y bebemos como si no hubiera un mañana, pasamos 24 horas con los nuestros, la energía inagotable de los peques, los desajustes en nuestros horarios… La vuelta para algunos puede ser una autentica bendición, pero si este no es tu caso, siempre hay pequeñas acciones que puedes llevar a cabo para amortiguar el efecto de la vuelta de vacaciones y adaptarte mejor a tu rutina.

Vuelve con unos días de antelación. No apures hasta el último minuto en tu destino. Una llegada directa al despacho no facilita la adaptación. Dedícate un par de días para deshacer la maleta con tranquilidad, llenar la nevera, y organizar tus cosas.

No te cargues de trabajo el primer día. Tómate tu tiempo para retomar tus tareas y ponerte al día. Haz un plan de trabajo para la primera semana y no te asustes si el primer día se te hace interminable y tienes la sensación de que han parado los relojes.

Regulariza tus horas de sueño. Se acabaron las siestas de dos horas, intenta retomar tu hora de acostarte para que madrugar no se te haga cuesta arriba, duerme al menos 7 horas. Puedes probar leer un buen libro antes de dormir, siempre relaja.

Mira el lado bueno. Volver al trabajo también tiene muchas cosas positivas, el reencuentro con los compañeros, volver a disfrutar de tu trabajo, proponerte nuevos objetivos que cumplir. Atesora los recuerdos y los buenos momentos que has disfrutado y piensa en la próxima escapada.

Come bien y practica deporte. Recupera tu dieta saludable, se acabaron las cervecitas en el chiringuito, los aperitivos, las paellas y barbacoas, intenta tener una alimentación saludable que te ayude a desintoxicar tu cuerpo y haz deporte, muévete y genera endorfinas, te ayudarán a adaptarte mejor.

Retoma tus hobbies o inicia nuevas actividades. Vuelve al gym, aprende idiomas, inicia un máster o un curso que te interese. Septiembre es un mes estupendo para proponerte nuevos retos, no esperes a enero.

Esperamos que estos consejos te ayuden a empezar este nuevo curso con una sonrisa y energía de la buena.

Deja un comentario

Your email address will not be published.


*