Mamá, quiero ser "Influencer"

Mamá, quiero ser "Influencer"

08-03-2019

La semana pasada en dos reuniones con distintos clientes nos preguntaron si recomendábamos trabajar con influencers. La pregunta me descolocó la primera vez por el perfil del cliente, pero el hecho de que se repitiera en una segunda a los poco días me hizo plantearme si de verdad las pymes son conscientes de lo que significa el marketing con influencers.

Lo primero que debemos tener claro es qué es un influencer. Según la Fundación del Español Urgente, “son personas con conocimiento, prestigio y presencia en determinados ámbitos en los que sus opiniones pueden influir en el comportamiento de otras muchas personas.”

En una sociedad que va a toda prisa, en la que la gente no lee y en la que el postureo es el pan nuestro de cada día, redes sociales como Instagram son el escaparate perfecto para los que venden su estilo de vida. Según datos de un informe de la agencia H2H, en España las grandes marcas invirtieron más de 35 millones de euros en campañas con Influencers y para este año fija las previsiones en más de 100 millones de euros. Los datos de inversión son fácilmente medibles, pero qué pasa con el retorno de esa inversión. Están llegando los mensajes al público deseado o son bots o cuentas ficticias en Pakistán o Brasil los que respaldan nuestra inversión. A las grandes marcas les salen los números, consiguen saltar los complicados algoritmos de las redes sociales y llegar al público que les interesa gracias a trabajar de una forma profesional comprobando y midiendo datos.

Influencer marcar

La inversión que hace una Pyme en marketing, por pequeña que sea, es un gran esfuerzo. A lo loco no, pero como una herramienta más dentro de un plan de marketing que tenga muy claro los objetivos marcados para la marca, puede ser interesante valorar la opción de buscar un influencer o microinfluencer (a mí estos me parecen más efectivos) que sea afín a tu marca y por lo tanto comunique con cierta coherencia sobre ella.

Piensa bien tu campaña, ponla en marcha y mídela. 

Una que quiere hacerse un tratamiento gratis, otro que viene a cenar gratis y lo publica en sus redes, famosillos de toda la vida que van a ir a tu gimnasio y a cambio se hacen fotos diciendo dónde entrenan y se ponen fuertecitos… No todo vale, ya sabemos que lo barato sale caro. Por eso, antes de empezar ten clara tu imagen de marca, tu posicionamiento, tu público y a partir de ahí busca un prescriptor que te represente. No existe un catálogo de influencers, así que toca ponerse a bichear las redes y los hashtag afines a tu producto o servicio.

Tienes que mirar bien los seguidores que tienen, pero no sólo el número, también la calidad de comentarios, las interacciones en fotos y publicaciones… ¿Son tu público objetivo? Si la respuesta es sí, ¡vas por buen camino! 

Una vez que tengas claro quién quieres que te represente, hazle partícipe de tu marca. No permitas que la colaboración quede en fotos forzadas sujetando tu producto o hablando de él sin haberlo siquiera probado, haz que se enamore de tu marca y que transmita sinceridad en sus mensajes.

Estate atento a las necesidades que pueda tener la campaña, monitorízala, síguela y ten margen de reacción para que la colaboración sea algo positivo y si no es así poder cambiar el rumbo o incluso terminarla a tiempo.

Mide, mide y vuelve a medir. La mejor forma de saber si tu inversión ha funcionado es medirla. Pero no sólo durante y al terminar, también después, ya que no todos los impactos en redes tienen una reacción inmediata.

¿Ha ido bien? Pues cuida a ese público que ha recibido tus impactos. No desperdicies lo conseguido. ¿Ha ido mal? Bueno, pues ya sabes lo que tienes que mejorar y ¡no volver a repetir!

Ahora que no nos oye nadie, desde mi humilde opinión, el mejor influencer que puede tener una Pyme (y una gran marca) es un cliente satisfecho, no hay una recomendación con más fuerza. Anima a tus clientes a compartir su experiencia en las redes, ofréceles espacios y productos para fotografiar y subir a Instagram, sorpréndelos. Será una experiencia real, por la que han pagado y que servirá de verdadera prescripción a potenciales clientes que la vean.

  • Comparte:

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continuas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha el enlace para más información. Más información X Cerrar