Estando tan a gustito

Estando tan a gustito

01-06-2022

Hoy el post del blog no va de tips para mejorar el alcance en Instagram (si notas que ha bajado de un tiempo a esta parte, respira, no es solo cosa tuya, es algo generalizado) ni de cómo sacarle partido a Canva. Hoy va la cosa de las personas humanas, como diría Bea.

Da igual el tipo de negocio que tengas, esto es universal: en un trabajo se tiene que estar a gusto. ¿Y qué significa esto? Básicamente, tener el cortisol bajito. No hay más. Si tampoco es tan difícil, basta con darle sentido común y lógica a lo que decimos y hacemos en la oficina, tengamos el puesto que tengamos. ¿Un ejemplo? Timings realistas en lugar de complacientes. En la cocina puedes poner unos garbanzos en la olla exprés y ahorrarte tiempo, pero hay recetas que necesitan hacerse a fuego lento para que salgan bien. Seguro que alguna vez te has pedido un arroz en algún restaurante, teniendo que esperar más tiempo, que si hubieras pedido el solomillo al roquefort. ¿A que no le discutirías al camarero el tiempo que tarda en hacerse el arroz? Claro que no, es algo normal. 



Si recurres más a la legítima naturaleza de las cosas, al principio de la lógica, a lo simple, tu agenda suspirará aliviada y tú también.




Ya que estamos mencionando el tema comida, los ingredientes para trabajar en un ambiente positivo podrían ser: 

Motivación: la monotonía erosiona más que el viento. Si lideras: inspira, anima, aplaude y sé ejemplo. 

Hacer piña: rescata la imagen de la Regata Cambridge-Oxford. Todos reman a una, ¿verdad? Todos son valiosos dentro del equipo, ¿no? 

Libertad: la de ser uno mismo, para así poder aportar nuestra esencia al mundo; y la libertad de poder formar una familia, tener sueños y clase de yoga a las siete y poder hacerlo, porque tu trabajo se adapta a la VIDA.

¿Que si hay más ingredientes? Claro que sí, todos los que sumen felicidad y buen hacer. 

  • Comparte: